Fundación UIMP
Fundación Santillana
Tecnológico de Monterrey

Juan Villoro

El periodismo narrativo: literatura bajo presión

Sumario del contenido

  • Internet, los mensajes de texto, Twitter, Facebook han reactivado la cultura de la letra y creado nuevos desafíos para el periodismo escrito.
  • Más que ante una crisis de lectura o de escritura estamos ante diversos tipos de lectura, que traerán nuevos estilos literarios en el periodismo.
  • El desafío de la narración en el siglo XX ha sido el de encontrar la singularidad en experiencias cada vez más compartidas, más estandarizadas. Y un aspecto central de la singularidad es la no ficción.
  • Buena parte de la literatura del siglo XX y del naciente siglo XXI se ha tonificado gracias a incorporar la no ficción y elementos del periodismo. En la realidad lo singular aparece con mayor fuerza.
  • La oposición entre la no ficción y la ficción no es la oposición entre la verdad y la mentira sino entre lo verificable y lo inverificable.
  • La literatura de ficción y de no ficción se inscribirían en el campo de la literatura perdurable, que incluye la capacidad de conmovernos a través del tiempo y de continuar emitiendo mensajes una vez pasados los hechos.
  • La ética del periodismo literario depende de enfrentar la condición de ser testigo de circunstancias urgentes, de no cerrar los ojos y fijar en la conciencia de las personas noticias que de otra manera se olvidarían.
  • ¿Qué hace el periodista literario a diferencia de quien solo informa? Vincula una historia individual con un contexto colectivo.
  • Ponerse en el lugar del otro es el gesto ético que define al lector del periodismo literario.
  • Incluso quienes viven los sucesos muchas veces requieren de la narración para encontrar un contacto emocional con ellos.
  • El periodismo de inmersión es una falacia. Ha dado lugar a ejercicios interesantes de proximidad pero evade el compromiso del periodismo.
  • El periodismo se ejerce mejor con la dignidad de la distancia. La gente se confiesa mejor con alguien distinto que con alguien que finge ser próximo.
  • Otra falacia del periodismo es la de darle voz a quienes no la tienen. Hay que reconocer la imposibilidad de suplantar al otro, no para detenernos en este afán sino para tratar de aproximarnos a él tanto como sea posible.
  • Tratar de reproducir la realidad tal cual, no es hacer periodismo. La realidad del texto está en el texto. El periodismo construye la realidad con instrumentos que permiten que esa realidad tenga una fuerza que probablemente no tuvo en el mundo de los hechos.
  • El periodismo literario crea una ilusión de vida, reproduce la realidad en toda su riqueza, como si la viviéramos en plena intensidad. Para lograrlo son esenciales los detalles significantes.
  • El periodismo literario nos da una sensación de clausura, la ilusión de que la historia está completa. Es algo difícil de lograr porque la realidad es incesante, no se detiene.
  • En el periodismo literario es muy importante el sentido de la consecuencia. Las cosas pasan por algo. Crear ese sentido de la consecuencia, descubrirlo, es desentrañar una historia de la marea de lo real.
  • El mejor final literario es el inesperado y el que es consecuente con todo lo anterior, el que nos parece lógico.
  • Dos desafíos para el periodismo de hoy: reforzar la capacidad del periodismo de investigación en ciertos formatos de papel y explorar las nuevas formas literarias que se están creando en la información en línea.
  • Las historias se encuentran en lo real y en lo posible. Lo real nos depara sorpresas, más próximas de lo que creemos. Pero también se puede escribir desde las conjeturas, aclarando el punto de vista desde el que se narra.
  • ¿Existe la objetividad o no existe? La objetividad es exclusivamente la honestidad de escribir algo cuando no se tienen pruebas en contra.

Libros

Biografía

Juan Villoro

Sitio web: www.juanvilloro.com

Juan Villoro nació en la ciudad de México en 1956. Ha sido profesor universitario en la UNAM, y profesor visitante en Yale, Boston University y la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Ha obtenido el Premio Villaurrutia por su libro de cuentos La casa pierde (1999), el Premio Mazatlán por su libro de ensayos Efectos personales (2000), el Premio Herralde por su novela El testigo (2004), el Premio IBBY (International Board on Books for Young People) por su novela para niños El profesor Zíper y la fabulosa guitarra eléctrica (1992), el Premio Internacional de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán por su libro de crónicas de fútbol Dios es redondo (2006), el Premio Antonin Artaud por su libro de cuentos Los culpables (2007), el Premio Ciudad de Barcelona en la categoría de periodismo escrito por su reportaje sobre las fotografías de Robert Capa descubiertas en México (2008) y el Premio Rey de España por su reportaje “La alfombra roja. El imperio del narcoterrorismo” (2010).

Además de los títulos mencionados es autor de los siguientes libros:

  • La noche navegable (1980, cuentos)
  • Albercas (1985, cuentos)
  • Las golosinas secretas (1985, cuento infantil)
  • Tiempo transcurrido (1986, crónicas imaginarias)
  • Palmeras de la brisa rápida (crónica de viaje a Yucatán, 1989)
  • El disparo de argón (1991, novela)
  • Los once de la tribu (1995, crónicas)
  • Materia dispuesta (1997, novela)
  • Autopista sanguijuela (1998, novela infantil)
  • El té de tornillo del profesor Zíper (2000, novela infantil)
  • Safari accidental (2005, crónicas)
  • Funerales preventivos (2006, fábulas políticas, con dibujos de Rogelio Naranjo).
  • Cazadores de croquetas (2007, cuento infantil)
  • El taxi de los peluches (2007, cuento infantil)
  • De eso se trata (ensayos, 2008)
  • El libro salvaje (novela para jóvenes, 2008)
  • Muerte parcial (obra de teatro, 2008)
  • Llamadas de Ámsterdam (novela breve, 2009)

De 1977 a 1981, tuvo a su cargo el programa radiofónico 'El lado oscuro de la luna'. De 1981 a 1984 fue agregado cultural de la Embajada de México en Berlín, República Democrática Alemana. De 1995 a 1998 fue director de 'La Jornada Semanal', suplemento cultural del periódico La Jornada.

En 1995 obtuvo el Premio Universidad Nacional para Jóvenes Académicos, concedido por la UNAM a profesores e investigadores menores de 40 años.

En compañía de Víctor Díaz Arciniega preparó la edición crítica de Los relámpagos de agosto y El atentado de Jorge Ibargüengoitia para la colección Archivos, editada por la UNESCO. Para las Ediciones Reino de Redonda seleccionó y prologó Revolución en el jardín, antología de textos de Jorge Ibargüengoitia.

Ha traducido del alemán: Engaños y El teniente Gustl, de Arthur Schnitzler; Aforismos, de Georg Christoph Lichtenberg; Cuarteto, de Heiner Müller; Ariadna en Naxos, de Hugo von Hoffmansthal; Memorias de un antisemita, de Gregor von Rezzori. Del inglés ha traducido: El general, de Graham Greene; Un árbol de noche, de Truman Capote; Pasos, de Samuel Beckett; Paisaje, de Harold Pinter.

Hizo la traducción y adaptación de Egmont, de Johann Wolfgang Goethe, para la Compañía Nacional de Teatro.

Libros suyos se han traducido al francés, italiano, alemán y serbio.

Escribió el guión de la película Vivir mata (2001), dirigida por Nicolás Echevarría, y el libreto de la coreografía Hoy no circula (1997), para la Compañía Nacional de Danza.

En 2007 se estrenó Muerte parcial, su primera obra de teatro.

Fue enviado del periódico El Nacional al Mundial de Italia 90, del periódico La Jornada a Francia 98 y de Televisa Deportes a Alemania 2006.

Ha sido jurado del Premio Cervantes y forma parte del Patronato del Instituto Cervantes.

Es miembro del consejo editorial de las revistas Letras Libres y Nexos.

Actualmente es editorialista del periódico Reforma, La Nación de Buenos Aires, El Mercurio de Chile y El Periódico de Cataluña.

Fundación Santillana 2009 © Gran Vía, 32 - 28013 Madrid | | Aviso legal | Tres Tristes Tigres

Fundación UIMP 2010 © C/Villanueva 23 - 1 º, 28001 Madrid |